Socios responsables: SerQ (Portugal) y Cesefor (España)

Socio colaborador: Ademan (España)

Descripción: El uso de la madera se enfrenta a un aumento de su demanda para fines de construcción, siendo clave para lograr los objetivos de la Comisión Europea de ser neutrales climaticamente en 2050. Las vigas laminadas o la madera laminada cruzada (CLT) son los productos de madera de ingeniería más utilizados, siendo el CLT el responsable de una nueva era de la construcción con madera en todo el mundo. A pesar de que las maderas blandas (por ejemplo, el abeto y el pino silvestre) siguen siendo las especies más utilizadas, se está produciendo un cambio en la comunidad científica y en las empresas madereras para valorar las maderas duras como solución estructural.

Uno de los objetivos del proyecto Eguralt es evaluar a través de una campaña experimental el uso de maderas duras locales, concretamente su uso para la producción de madera laminada, centrándose en el chopo y el haya. El chopo es una especie de rápido crecimiento y su uso está en línea con las predicciones de la FAO que afirman que “para el año 2050, hasta el 75% de la madera industrial procederá de bosques plantados, y alrededor del 50% de especies de rápido crecimiento”. Por otro lado, el haya española se ha caracterizado en dos grados de calidad, siendo la “primera calidad” (madera blanca) utilizada principalmente para muebles y la “segunda calidad” que no tiene uso industrial y será el foco del proyecto.

El objetivo principal del presente experimento es caracterizar las maderas duras locales, a través de una campaña experimental en los tableros, que se divide en cuatro tareas principales:

  • Caracterización visual y física de la materia prima;
  • Caracterización no destructiva;
  • Evaluación del rendimiento mecánico (ensayos de flexión y tracción)
  • Comportamiento de las conexiones madera-madera;

El uso de métodos no destructivos (END) para evaluar las propiedades mecánicas es un proceso esencial en el presente y el futuro del sector. Con su uso, el consorcio pretende demostrar el potencial y proporcionar información sobre la fiabilidad del uso de los END en la caracterización de las maderas duras locales, concretamente mediante el uso del método de vibración longitudinal. Previamente, se realizará una caracterización visual y física de los tableros para determinar, por ejemplo, la densidad.

Con el fin de realizar un análisis exhaustivo de las propiedades mecánicas, se han programado ensayos de tracción y flexión de los tableros siguiendo la norma EN 408. Se realizará un análisis estadístico de los resultados.

Por último, el diseño de las estructuras de madera no sólo depende de las propiedades mecánicas de los productos, sino también del comportamiento de las conexiones. Para ello, se están desarrollando ensayos de resistencia al empotramiento en ambas especies.